Logo PAC
buscador PAC
By eumedia
Agro Negocios
Agricultura

ECAF pide la inclusión de las técnicas de Agricultura de Conservación en la nueva PAC

15/03/2017

Albacete ha sido el punto de encuentro elegido por la Federación Europea de Agricultura de Conservación (ECAF) para celebrar los días 8 y 9 de marzo su Asamblea General 2017 en la que se ha reivindicado la necesidad de que la próxima reforma de la Política Agraria Común impulse el empleo de técnicas de agricultura de conservación.

La Asamblea General de la ECAF ha dado la bienvenida a un nuevo país miembro de la federación, Turquía, que ha participado por primara vez en estas reuniones. Los representantes de los doce países asistentes a la reunión abordaron los principales asuntos que preocupan actualmente a los agricultores europeos que desarrollan Agricultura de Conservación, principalmente la inserción e impulsión de estas prácticas en el futuro marco de la PAC.

Según el presidente de la ECAF, Gottlieb Basch, las técnicas de agricultura de conservación solo se aplican en el 3% de la superficie agraria europea (sube hasta el 8% en España) y es necesario darle un empuje a estas técnicas a través de la nueva PAC. “Los beneficios de la agricultura de conservación son claves si queremos conseguir una agricultura sostenible y luchar contra el cambio climático, por lo que el objetivo principal de la ECAF es concienciar a la Comisión Europea de que incluir las técnicas de AC en la nueva PAC es crucial para lograr estos objetivos”, apuntan desde la asociación.

En este sentido, desde la ECAF se pide que los pilares de la agricultura de conservación sean fomentados desde la nueva PAC: la protección del suelo a través del no laboreo y la siembra directa; el uso de coberturas permanentes dejando el rastrojo del cultivo anterior y las rotaciones de cultivo.

La agricultura de conservación contribuye enormemente a alcanzar los retos agro-ambientales que se plantean hoy en día. Está reconocida como una buena aliada para mitigar el cambio climático debido a su potencial de reducción de emisiones de gases efecto invernadero a la atmósfera y al secuestro de carbono orgánico en el suelo.Por ello, forma parte central de los acuerdos firmados el pasado diciembre 2015 en la 21ª Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) que tuvo lugar en París.

Asimismo, la agricultura de conservación supone una herramienta esencial para el éxito de la iniciativa francesa 4×1000, pionera en el ámbito de la seguridad alimentaria y el cambio climático, que intenta aumentar la capacidad de absorción de los suelos agrícolas en un 0,4% anualmente.